martes, 8 de abril de 2014

Una de juegos…… Las chapas



            Cuando éramos pequeños casi siempre veamos a los niños, en pocas ocasiones eran niñas, pero también había, jugando con las chapas de las botellas. Esas chapas las utilizaban para jugar al fútbol o como ciclistas. Las chapas se podían decorar por interior, con dibujos, nombres o con fotos de los deportistas de la época. Mi hermano por ejemplo ponía toda la equitación del KAS cuando jugaba a carreras ciclistas.

            Ya casi no vemos a los niños jugando a estas cosas en la calle, sino con la maquina de turno, me parece un poco triste que no conservemos los juegos de toda la vida. Conservémoslos.

            En la actualidad existe una Federación Española de Liga de FutbolChapas.    

Creo recordar que tenían reglas y eran algo así como:

  • Se dibujaba con una tiza un circuito, camino o recorrido lleno de curvas, rectas, o estrechamientos. Se marcan con una línea la salida y la meta. La gente que se lo curraba hacia una pista con madera, tierra, etc… Esto es para expertos.
  • Cada jugador coloca su chapa en la línea de salida. Por turno, cada participante impulsa con un dedo su chapa, diferentes técnicas, intentando avanzar el máximo recorrido, muy importante no salirse del recorrido.
  •  Si tiramos y la chapa queda dentro del circuito marcada se queda donde está. En caso de salirse retrocede hasta el lugar desde donde tiro y le tocara esperar un nuevo turno.
  • Podemos hacer circuitos con obstáculos para complicar la carrerea, con piedras, palitos, etc. Haciendo el juego mucho más interesante.
  • El primer jugador que consiga llegar a la meta será al ganador de la carrera.
  • No es valido cuando se tira una chapa sale de la carrera pero vuelve a entrar, deberá volver a sitio desde donde partió y el jugador esperar de nuevo su turno.
Existen diferentes tipos de técnicas, pero deberán preguntar a un experto. Ahora solo nos queda coger a nuestros hijos y salir a la calle a jugar con ellos, y disfrutar como cuando éramos pequeños enseñádoles nuestros juegos de la infancia.




Gracias. Besotes.
Aeren